Crimen que oculta crimen: un motivo para robar

WILMINGTON, DELAWARE - APRIL 28: In this screengrab taken from the PBS News Hour website, former first lady, Senator and Secretary of State Hillary Clinton joins former Vice President and Democratic presidential candidate Joe Biden during a live streamed town hall on April 28, 2020 in Wilmington, Delaware. Clinton officially endorsed Biden for president during the broadcast. (Photo by PBS News Hour via Getty Images)

OPINIÓN
¿Qué motiva a la gente?

El filósofo Thomas Hobbes pensaba que, en el fondo, había dos cosas: el deseo de poder (expresión de un deseo más general de perpetuarse a sí mismo) y el miedo, expresión también, aunque negativa, del deseo de vivir.

En su famoso pasaje de “Leviatán”, escribe Hobbes, “pongo como una inclinación general de toda la humanidad un deseo perpetuo e incansable de poder tras el poder, que cesa únicamente con la muerte”.

El otro lado de esta inclinación general, pensó Hobbes, era el “deseo de tranquilidad y deleite sensual”, la lealtad al cual era el lado suave de ese tiránico “miedo a la muerte y las heridas” que inducía a los hombres a la obediencia y la conformidad.

Se ha derramado mucha tinta, lúgubre o triunfalista según su fuente, haciendo predicciones sobre lo que sucederá en Estados Unidos si Joe Biden se convierte en presidente.

Otro tema, que recorre suavemente como un obligado a través de esa poderosa narrativa, también merece nuestra atención.

Sabemos sobre los demócratas a cargo. Que ellos prometieron impuestos más altos, vigilancia continua y señalización de virtudes, más histeria climática (aquí te miran a ti John “reportándose al deber” Kerry), más mimos a los mulás y tranquilizadores de China, y hordas de nuevos votantes demócratas que se apresuran a nuestra frontera sur.

Ellos también prometen regular el carbón, la fractura hidráulica y los combustibles fósiles por motivos económicos, el cual es otro aspecto destacado en su ataque a la prosperidad misma (¿recuerdan a John Holdren, el profeta de Obama de “una campaña masiva para des-desarrollar” Estados Unidos? estaría de vuelta en una administración de Biden).

Todo eso —y dejo fuera de consideración lo que sucedería si los demócratas también dieran la vuelta al Senado— todo eso, digo, podría agregarse bajo la columna más de la tipología hobbesiana de la motivación humana: el deseo de, y el ejercicio del, poder.

Temor

Pero, ¿qué pasa con el otro lado?

Las elecciones presidenciales 2020, como sea que se decidan finalmente, serán importantes tanto por lo que no suceda como por lo que sí.

No tengo ninguna duda de que los demócratas estaban muy motivados en las elecciones para seguir su agenda socialista y antiestadounidense.

Sino que también estaban poderosamente motivados por el miedo.

Considere algunas de las cosas que no sucederán si Joe Biden asume la presidencia.

John Durham

¿Recuerdas a John Durham? Es el tipo que ha pasado meses y meses y meses investigando a los investigadores, examinando el pozo negro de corrupción y malversación partidista que respaldaron lo que llamo el mayor escándalo político en la historia de Estados Unidos.

Me refiero a todo el engaño de la colusión de Rusia, con el extraordinario hombre de gobierno Robert Mueller y una gran cantidad de actores secundarios como James Comey, Christopher Steele, Andrew McCabe, Lisa Page, Peter Strzok, John Brennan y James Clapper hacia abajo.

Pruebas. Afuera. La investigación de Durham se esfumará. Gracias por su servicio, John, pero es hora de pensar en pasar más tiempo con su familia ahora y, además, necesitamos ese espacio de oficina para algunas investigaciones del Título IX. Deje sus archivos junto a la trituradora cuando salga.

La Fundación Clinton.

Recuerda la Fundación Clinton. Ese fue el sifón a través del cual cientos de millones de dólares pasaron de los buscadores de influencia a los bolsillos de las arcas de la familia Clinton. También había personas en el Departamento de Justicia investigando esa operación, pero puede estar seguro de que se los suspendería antes de ser exiliados por completo si el circo Biden-Harris llegara a la ciudad.

Hunter Biden y su computadora portátil del infierno.

Dependiendo de dónde obtenga sus noticias, es posible que haya escuchado o no mucho sobre la computadora portátil de Hunter en el período previo a las elecciones. Esta fue una de las noticias de la temporada, pero como era temporada electoral, el Complejo Industrial de Medios cerró filas y puso la noticia en un recipiente herméticamente cerrado.

Tucker Carlson y The New York Post se unieron a The Epoch Times como raros fortines dispuestos a llevar esta explosiva historia a la atención del público.

Por desgracia, contando la saga de lo que Rudy Giuliani correctamente llamó los tratos corruptos de la familia criminal Biden con China, Ucrania y otros lugares depende de una victoria de Trump.

Esa historia, ya medio en secreto, está destinada a la mazmorra si Biden se convierte en presidente.

Elecciones libres y justas

Mi punto es el siguiente: tanto el miedo como la codicia han sido una poderosa fuerza motivadora para explicar las tácticas desesperadas empleadas por la izquierda para asegurar la presidencia del desagradable y envejecido truco político que encabeza la lista demócrata.

La agenda que él y —más concretamente— sus titiriteros izquierdistas esperaban poner en práctica fue un factor motivador.

Su deseo de librarse del escrutinio durante sus años —en algunos casos, décadas— de corrupción fue otra motivación igualmente poderosa.

Sin duda, muchos de ellos creen que ahora pueden respirar tranquilos. Joe es casi presidente, ¿no?

Bueno, ¿lo es?

Dije que todo el engaño de la colusión con Rusia era el mayor escándalo en la historia de Estados Unidos.

Ese premio podría estar a punto de ser transferido a las elecciones presidenciales 2020.

Las elecciones libres y justas son esenciales para el mantenimiento de la democracia.

Quizás acabamos de presenciar lo difícil que es asegurar su perpetuación frente a la interferencia partidista coordinada.

Las primeras elecciones presidenciales de EE. UU. se celebraron en diciembre de 1788. Hemos recorrido un largo camino en doscientos treinta y dos años.

Fue una buena racha, quizás la mejor de la historia. Sería triste verla marchar.

Roger Kimball es redactor y editor de The New Criterion y editor de Encounter Books. Su libro más reciente es “Who Rules? Sovereignty, Nationalism, and the Fate of Freedom in the 21st Century”.

FUENTE: theepochtimes
POR ROGER KIMBALL

A continuación
Bajo investigación judicial, lo que calla la prensa sobre Hillary Clinton

Sé el primero en comentar en «Crimen que oculta crimen: un motivo para robar»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.