Mexicana embarazada de gemelas supera el COVID-19: “Es por Diosito que uno sale adelante”

Carolina entró a la recta final de su embarazo de gemelas con complicaciones y agudo un caso de covid-19. Pero logró superar la enfermedad y aunque su parto fue prematuro, hoy celebra la vida de sus dos bebés, María Luz y María José.

“Llegué mal al hospital, pero pues ahora sí que me las tuvieron que sacar. (…) Porque si no me las sacaban nos íbamos a morir las tres”, dijo Carolina a Efe este jueves, quien llegó en una situación de salud crítica al hospital y tuvo que tomar la decisión de inmediato.

El Hospital General Regional número 2 del municipio El Marqués en el estado central de Querétaro se encontró con un caso complicado durante la pandemia: Carolina llegó con un embarazo de gemelas, pero además dio positivo a Covid-19.

El personal médico que la atendió se encontró con este inusual diagnóstico después de recibirla en urgencias por problemas respiratorios, por lo que se implementaron los protocolos más estrictos y el equipo de aislamiento máximos para su atención.

Debían salvar su vida y las de las bebés, tal y como recuerda la doctora Karina Sánchez, quien realizó la atención de las gemelas desde la llegada de Carolina al hospital hasta abandonaron los cuidados intensivos.

“Era una mamá embarazada con prueba de covid positivo. El parto se adelantó. Fue un embarazo gemelar prematuro de 33 semanas, de 33 semanas de gestación”, recordó.

Un embarazo de alto riesgo

Las vidas de la madre y sus dos pequeñas estaban en riesgo, así que se tomó la decisión de realizar una cesárea prematuramente. Carolina estuvo de acuerdo, pensando en todo momento en el bienestar de sus hijas.

Este caso representó un desafío médico, dado que un embarazo de gemelos tiene consecuencias en el aspecto más peligroso del Covid-19: la capacidad respiratoria de la paciente.

El doctor Luis Manuel Noriega, coordinador de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de El Marqués en Querétaro, destacó las complicaciones respiratorias que agudizaron la situación, especialmente al tratarse de un embarazo de gemelos.

“En una paciente obstétrica hay ciertas limitantes para el proceso de la respiración por el aumento del tamaño del abdomen. Hay una limitación estructural en la capacidad ventilatoria. Y si a eso le sumamos que son gemelos, la capacidad ventilatoria disminuye todavía un poco más”, subrayó.

Todo salió bien

Al final, la mujer, de 42 años y originaria del municipio de San Juan del Río, tuvo un final feliz tras dos meses hospitalizada y cuarenta días de aislamiento.

Una experiencia de vida que le hizo a Carolina reflexionar acerca del covid y sus creencias.

“La gente no sabe cómo es esto. Ellos no saben cómo es, ni nada. Todos piensan que todo es muerte, muerte, muerte. Pero a veces sí es por Diosito que uno sale adelante”, remarcó emocionada.

Carolina tuvo que cumplir con su periodo de cuarentena desde el parto por cesárea, para poder tener en sus brazos a María Luz y María José.

Hoy en día ya las cuida con todo el amor maternal posible, después haber superado estas dos prueba: el covid y el aislamiento obligado.

Actualmente, México suma al momento 1,070,487 casos y 103,597 fallecidos por la pandemia. En cifras absolutas, es la cuarta nación del mundo con más decesos por el coronavirus, solamente después de Estados Unidos, Brasil e India.

Sobreviviente de COVID-19 dice que recitar estas palabras le ayudó a recuperarse
Osnat Gad, residente de Long Island , presentó síntomas de COVID-19 durante más de un mes.
Ella recibió la visita de algunos familiares de Manhattan y luego se fueron de excursión. Una semana después de la visita, empezó a sentirse increíblemente enferma.

El primer síntoma extraño que notó fue perder el sentido del gusto y el olfato. Dos días después, ni siquiera podía levantarse de la cama. Gad tuvo la sensación de que había contraído el virus.

Al día siguiente, sintiéndose aún peor, Gad solicitó atención urgente de un hospital. Allí, dio negativo por gripe estacional y le dijeron que se fuera a casa, se pusiera en cuarentena durante dos semanas y tomara Tylenol cada cuatro horas. Aunque los médicos y enfermeras aun no realizaban pruebas para COVID-19 le dijeron que era probable que lo tuviera.

Gad realizó un seguimiento de sus niveles de oxígeno y temperatura, que se mantuvieron en niveles normales. Después de una semana, pensó que había mejorado. Entonces, un día, se levantó para lavar la ropa y comenzó un “segundo ataque”.

“No me podía mover”, dijo Gad. Después de un tiempo, se recuperó y tuvo una videoconferencia con su médico, quien le dijo que había otros pacientes con COVID-19 que también tuvieron un segundo ataque después de una semana de retroceso de los síntomas.

“[El COVID-19] se quedó conmigo más de un mes, tal vez seis semanas. Si no respiraba, tal vez no podría mejorar”, dijo.

Gad llamó a sus amigos para pedirles consejos. Algunos le aconsejaron respirar vapor. Nada funcionó. Entonces, una de sus amigas, Anna, le dijo algo en chino y la cabeza de Gad estaba tan borrosa que no pudo escuchar ni recordar la explicación.

Anna le dijo que simplemente repitiera estas palabras: “Falun Dafa Hao. Zhen Shan Ren Hao”.

¿Qué tenía que perder? Ella dijo las palabras y sintió que el oxígeno volvía a entrar en su sistema.

Osnat Gad de Long Island pasó casi seis semanas sufriendo los síntomas de COVID-19. (NTDTV)
“Estaba muy enferma e indefensa. Confié en que mi amiga Anna tenía el mejor interés en su corazón. Sé que ella se preocupa por mí y quería que sanara. Su pasión y fuerza fue la razón por la que comencé a recitar [esas palabras]”, dijo.

Nunca imagino que recitar simplemente tres palabras salvaría su vida. Gad dijo que era como si estas palabras le enseñaran a su cuerpo a respirar de nuevo y cuanto más las decía, mejor se sentía.

Las palabras están formadas por nueve caracteres en chino que se traducen como “Falun Dafa es bueno. Verdad, Benevolencia y Tolerancia es bueno”.

Ella comenzaba sus mañanas con las palabras y las decía antes de quedarse dormida. El efecto fue inmediato, pero ella quiso seguir diciendo las palabras.

Después de lo que pareció un milagro, Gad tenía que saber qué era exactamente Falun Dafa. Así que llamó a Anna para saber más al respecto.

“Tengo que estar muy agradecida con Falun Dafa”, dijo. “Puedo decir que me salvó. Me enseñó a respirar”.

La cultura tradicional china tiene una larga historia de sistemas de “autocultivación”, o prácticas de mente y cuerpo. Falun Dafa es una práctica espiritual que se introdujo al público en China en la década de 1990, promueve ejercicios suaves, meditación y vivir según los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia para superarse a sí mismos.

“[Decir esto] cambió completamente mis niveles de energía. No sé si está asociado o no, no soy médico, pero sé que esto me salvó, porque aprendí a respirar diciendo el mantra, ¿entiendes lo que digo? Fue increíble”, dijo.

Gad investigó más sobre Falun Dafa y se interesó por aprender los ejercicios y la meditación.

“Estoy leyendo sobre la fuerza interior que tenemos dentro de nosotros y solo depende de nosotros usarla siendo buenos humanos”, dijo Gad. “Espero poder estudiarlo profundamente”.

Gad continuó diciendo las frases todo los días y, poco después, decidió comenzar a practicar Falun Dafa: “Estoy extremadamente feliz de practicar e incorporar Falun Dafa a mi vida”, dijo. ”Me ha mostrado una nueva manera de ver la vida”.

FUENTE: theepochtimes
Con información de EFE.

Sé el primero en comentar en «Mexicana embarazada de gemelas supera el COVID-19: “Es por Diosito que uno sale adelante”»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.